IZQUIERDAS Y DERECHAS

Por Franklin Mantilla

A propósito de la designación del economista Ríchard Espinoza Alvarado, quien se desempeñaba como Presidente del Comité Empresarial Ecuatoriano como nuevo Ministro de Economía y Finanzas,  además de las múltiples elecciones electorales que hemos vivido  en nuestro país, es difícil hablar que en las mismas, hablamos de los procesos electorales, no se puedan considerar a los partidos políticos, pues ellos, son los principales articuladores y aglutinadores de los intereses sociales, a tal grado que hoy, no se concibe un proceso democrático sin la existencia y la actuación de los partidos políticos. De allí podemos conceptualizar a un Partido Político como cualquier grupo de personas unidas por un mismo interés.

Una vez que los grupos o partidos surgen y se consolidan, aparecen en simultáneo las ideologías, que no es otra cosa que el conjunto de ideas individuales, grupales o sociales; o a su vez, formas de vida a la cual se aspira  llegar, sin antes pasar por numerosas  medidas, acciones o reformas con el propósito de conseguir el objetivo, esta se caracteriza por la implicación de pertenencia de un grupo de individuos que antagoniza con el otro.

En el Ecuador durante todos los procesos electorales nos hemos encontrado en el escenario político con tendencias claramente instituidas, la derecha, definidos por sus contrarios, como los de “la larga noche neoliberal”; por otra parte,  también se presentan a los que denominan   “socialismo del siglo XXI” que viene a constituirse, de Izquierda. Importante indicar que para un estudio o análisis más generalizado no solo existen estas dos versiones de ideologías, que por el momento no es nuestro caso.

Sin duda, sabemos que entre todas estas circunstancias, lo que distingue  a la derecha de la izquierda y viceversa, es la diferente actitud que asumimos los seres humanos que viven en sociedad frente a la idea de igualdad,  misma que es un elemento de la calidad de vida

El Ecuador es un país que no necesita de ideología, el  país necesita de seres humanos comprometidos con la tarea de sacar adelante a un país sumergido en el  subdesarrollo, que tanto los unos, como los otros, tienen su parte de responsabilidad. Introducir la ideología en este proceso no sería mala, siempre y cuando, las acciones a tomar, vengan de un lado o del otro, no afecten intereses generales y se conviertan en acciones prósperas.

2018-05-16T20:07:55+00:00

Deje su comentario